Facebook Twitter Youtube

La escoba de bruja: ¿Qué es y cómo afecta al cacao?

28-10-2020 | Por: Redacción AgroJunín

La “escoba de bruja” es causada por el hongo Moniliophthora perniciosa, es una enfermedad que ataca varios órganos del árbol (ramas, cojines florales, frutos, entre otros). Sin embargo, su ataque más severo se da en brotes apicales de los futuros frutos.

Según el manual “manejo integrado de escoba de bruja en el cultivo de cacao”, editado por USAID y Alianza Cacao Perú, indica que el ciclo del hongo en condiciones de campo es de 170 días. 

Es peligrosa, porque el patógeno puede permanecer en una parte del embrión de una semilla sin germinar y puede seguir vivo por mucho tiempo. Además, se ha demostrado que las esporas pueden ser dispersadas por el agua de lluvia cuando entran en contacto con las partes bajas de ramas y de troncos de árboles enfermos.

Escoba de bruja

Los factores climáticos que favorecen la presencia del hongo son: temperatura (de 20 a 25 oC), intensidad de lluvias (200 a 300 mm/mes) y humedad relativa (80 a 90 %).

¿Cómo ataca?

Este hongo hemibiotrófico actúa en dos etapas: en la fase biotrófica, las esporas minúsculas del intruso penetran la planta de cacao saludable a través de heridas superficiales o pequeños espacios.

Expande micelios con forma de zarcillos entre las células de la planta y se alimenta del tejido vivo. Los brotes infectados se transforman en tallos cenceños e hinchados, o “escobas”, que dan el nombre al hongo. Esté desvía la energía de la planta del crecimiento efectivo y, finalmente, provoca la muerte celular.

La fase necrotrófica ocurre entre dos y tres meses después de la infección. Los micelios comienzan a alimentarse de las células muertas de la planta y las escobas cambian de verde a marrón; en esta fase se les conoce comúnmente como escobas secas.

En las vainas infectadas aparecen áreas podridas y es probable que no sirvan para el consumo o para cultivar nuevos árboles.

Por otro lado, cuando la temperatura y la humedad están en el punto correcto, se forman impresionantes basidiocarpos rosados (hongos de cuerpos fructíferos), que liberan nuevas esporas. En los climas húmedos de Amazonas, las condiciones son perfectas para que prosperen y se propaguen rápidamente.

Combatiendo la escoba de bruja

De acuerdo al nivel de incidencia y severidad se puede elegir entre las siguientes opciones:

  • Control cultural: reducir y mantener la altura de las plantas de cacao a un máximo de tres metros; esto favorecerá la entrada de luz y mayor aireación. También establecer un adecuado sistema de drenaje que evite tener charcos de agua después de las lluvias.
  • Control mecánico: eliminación de brotes, cojines florales y ramas afectadas, este material debe quemarse. Incluso, las ramas secas que estén tiradas en el campo se pueden utilizar para compostaje.
  • Control biológico: uso de enemigos naturales con el objetivo de controlar al hongo. Por ejemplo, la aplicación de hongos antagónicos de los géneros  Trichoderma harzianum, Trichoderma viride y Trichoderma asperellum. La dosis a aplicar puede ser entre 1.5 a 3 kg/ha, dependiendo de los niveles de incidencia y severidad de la enfermedad, y
  • Control químico: este método debe ser la última opción ya que puede tener consecuencias en la salud del productor y el medio ambiente. 

 

Fuentes consultadas: Agro Perú Informa, Senasa y Alianza Cacao Perú

[Imagen referencial]

Autor: Redacción AgroJunín